Vivir en Londres, vivir Londres

 

 

vivir Londres
Vistas de Londres
vivir Londres
Big Ben

Vivir en Londres, vivir Londres. La ciudad que me hizo soñar y que ahora me quita el sueño. Cambio sin darme cuenta, mis aspiraciones evolucionan, mis pensamientos maduran, mi vida da un vuelco y, de repente, tengo miles de cosas rondando por mi cabeza que jamás me habría planteado si no hubiese tomado la decisión de venir aquí.

Es cierto. En Londres llueve, no hay luz; tuve que acostumbrarme al transporte público y a las prisas, al ruido y a las masas de gente, a la comida basura y  a la soledad. Pero Londres es increíble.

Soy una privilegiada. Estoy en una ciudad mundial que me da oportunidades a diario, y no hablo de trabajo. Aquí aprendí a valorar todo tipo de detalles que me regala la vida; a apreciar un rayo de luz antes de que se ponga el sol a medio día, a dar el primer sorbo de café -que sabe mejor con el frío helador-, a hablar con quien más quiero aunque esté a kilómetros de distancia, a echar de menos porque tengo algo maravilloso esperándome, a no parar de descubrir emociones que antes no sentía, a tener incertidumbre sobre qué viene después pero sabiendo que depende de mí.

Necesitaba un cambio en mi vida para sentir la adrenalina de lo desconocido y, por eso, decidí mudarme aquí. No son pocas las veces que me planteo si tomé la decisión adecuada… pero lo importante es que me respondo siempre lo mismo, y es que por supuesto que sí. Es duro. Sobre todo cuando comienzas a darte cuenta de que tienes obligaciones y que no todo va a ser disfrutar la ciudad. Pasado el tiempo comienza la rutina, el levantarse temprano, el dormir pocas horas, el llevar un ritmo frenético. Tenía que volverme más positiva, tenía que sacar energías de donde no quedaban; y comencé entonces a darme cuenta de que tenía que cambiar mi actitud si quería sobrevivir aquí… y lo hice.

vivir Londres
Vistas de Londres

Dicen que hay que perderse para poder encontrarse… En Londres me tendría que encontrar varias veces al día. Sigo sintiendo que no pertenezco a ningún lugar, pero a la vez que quiero estar en todos. Cuando te asientas en un barrio aquí pasa a ser la única zona en la que te sientes verdaderamente protegido. El resto me sigue siendo desconocido e inhóspito, como si nunca me fuese a sentir como en casa en una ciudad en la que soy insignificante -pero en la que, a la vez, me hago grande, me conozco y me supero a mí misma-.

vivir Londres
Vistas de Londres
vivir Londres
King’s Cross

…y que como en casa, en ningún sitio. Hay un punto de inflexión cuando te vas a vivir fuera y que hace que se balancee la cuerda de la estabilidad que estás tratando de construir día tras día. Cuando vuelves a tu verdadero hogar y recuerdas lo maravillosa que puede ser la vida si no la complicamos, cuando lloras y lloran porque tienes que marchar de nuevo, cuando visitas los sitios de siempre y conoces por donde caminas sin necesitar un mapa. Y es cierto que no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos… o hasta que lo dejamos atrás por un tiempo. Y ese tiempo lo decidimos nosotros; lo decidí yo. Por eso hay que darle la vuelta y valorar vivir en Londres pero, sobre todo, vivir Londres. Somos tan afortunados que estamos aquí porque queremos, aprovechémoslo al máximo cada día, cada hora, cada instante; somos tan afortunados que todo lo que dejamos seguirá igual a nuestra vuelta, esperándonos.

Sacar al aventurero que tenemos dentro para recorrer cada rincón, superar la pereza y lanzarnos a la calle, conocer a personas que enseguida se convierten en nuestros confidentes, ganar experiencias y sellos en el pasaporte, hacer planes -y cambiarlos sin parar-, realizarnos como personas y como profesionales, sentirnos solos, perdidos -y encontrarnos-, conocer otras culturas en una misma ciudad, aprender otro idioma; crecer, volvernos ansiosos y ambiciosos de nuevas metas y sensaciones, esforzarnos por encontrar la felicidad en cada momento, porque no nos faltan motivos para serlo. Empezar de cero en esta ciudad y convertirnos en aquella persona que de verdad queremos ser. Valorar que vivimos en Londres, y hacerlo antes de montarnos en el avión de vuelta a casa.

Gracias a todos los que me habéis acompañado durante estos tres meses de prácticas en Genteventos, ha sido un placer teneros como lectores en este “diario” y en mis entrevistas. Esta beca me ha permitido aterrizar en esta ciudad que he convertido en mi hogar y en la que pienso quedarme, aunque mi viaje con el equipo de Genteventos ha terminado. Ha sido una experiencia muy enriquecedora trabajar con este equipo. Volveremos a encontrarnos. Un abrazo.

vivir Londres
Vistas de Londres

 

 

 

Sigue leyendo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *