María Camahort: lucha contra el “Haces música, ¿y qué más?”

María Camahort
María Camahort. Foto: Anabel Rodríguez

La semana pasada Genteventos tuvo el placer de volver a coincidir con María Camahort, esta vez para una entrevista en la que nos desvela cómo es su vida profesional y personal en Londres. Como siempre la guitarrista nos contagia con su positividad y entusiasmo, y no se separa de esa sonrisa que siempre la acompaña… al igual que su guitarra. Su música nos ha emocionado en numerosas ocasiones, siente devoción por lo que hace y sabe cómo transmitirlo.

¿Por qué decidiste venir a Londres?

Estaba muy a gusto en Barcelona, había acabado mi conservatorio superior, llevaba dos años allí trabajando y, de repente, decidí irme al extranjero a estudiar un máster.

Durante un año estuve con esa sensación de no tener claro si de verdad quería dejar Barcelona, pero a la vez sabía que la iba a dejar. Me vine a estudiar un máster de música durante dos años, luego me hicieron estudiante honorario de la escuela; haces proyectos para la escuela a cambio de clases gratis y apoyo, y ya me quedé aquí.

Llevo 7 años, ¡se dice pronto!

¿Tus planes de futuro son en Londres o tienes pensado volver a España en algún momento?

Trabajo como si me fuera a quedar aquí, aunque siempre le digo a España que volveré allí para tocar. Pero sí, estoy bastante centrada en Londres teniendo en cuenta que la vida cambia. No me extrañaría si de aquí a 3 años la vida me lleva para otro lado, nunca se sabe.

¿Cómo te ha cambiado la vida? ¿Qué te aporta Londres con respecto a España?

La principal cosa de Londres es que es una ciudad donde todo cabe. Ésto te aporta un gran nivel de aprendizaje en todos  los sentidos, además de una gran diversidad cultural; el hecho de vivir otra cultura, ya es un cambio para tí como persona. La parte más difícil es la competitividad que hay y el ritmo de esta ciudad. Es un ritmo muy fuerte que no te deja estar parado, es un poco sálvese quien pueda. Y estas cosas te afectan en la forma de vivir.

Barcelona es increíble culturalmente y hay mucho movimiento, pero es diferente. Ésta es una ciudad más grande, con más inmigración de diferentes tipos, y también es una ciudad más capitalista, lo que te hace moverte más.

¿Piensas que hay más salidas profesionales en el tipo de música que haces aquí en Londres que en Barcelona?

Depende mucho de la situación personal de cada uno, es muy general decir que sí o no. Hay más oportunidades, pero también hay mucha más gente que lucha por ellas.

 

María Camahort
María Camahort. Foto: Anabel Rodríguez

Antes de formar el Quinteto, ¿cómo era tu vida?

Mi vida… seguía teniendo vida. El Quinteto lleva 4 años. Al llegar aquí de repente empiezas a nacer otra vez, a empezar de 0. Ésto te lleva a varios cambios: empecé a arreglar y a escribir música -que esto nunca lo había hecho antes-, además de a tocar con otros instrumentos que no eran guitarra. En Barcelona comencé a tocar con otros guitarristas y a aprender más sobre guitarra, y aquí, no sé por qué, me dedique más a la música en general; casi a todo menos a la guitarra… aunque obviamente yo soy guitarrista.

María Camahort
María Camahort. Foto: Anabel Rodríguez

¿El amor por la música es vocacional?

Cuando tenía 9 años tenía una amiga que empezó a tocar el chelo y un día la escuché… seguramente tocaría fatal por su edad y por el poco tiempo que llevaba, pero a mí me llamó mucho la atención y quería tocar algo. Mi madre decía que debería tocar la guitarra; mi hermana ya lo hacía con el piano. Sin embargo, lo decía como quién dice abrígate, sin ningún tipo de peso. Me pasé un año diciéndoles a mis padres que quería una guitarra (de los 8 a los 9) y por mi cumpleaños me regalaron una y empecé a dar clases con el padre de una amiga mía. Así que bueno, desperté de pequeña.


¿Alguna vez has tenido miedo a que el público no entienda tu música? 

Miedo no. Creo que la gente que viene a ver la música que hacemos (aunque no es convencional) es porque le gusta. Intentamos que sea accesible, y no importa lo difícil que sea, lo importante son las ganas que ponemos a la hora de tocar. Si tienes esa actitud en el escenario ya tienes mucho ganado y el público acoge tu música con curiosidad.

María Camahort
María Camahort. Foto: Anabel Rodríguez

¿Por qué la gente debe ir a vuestros conciertos?

A la gente española podemos aportarle un tipo de aproximación a esa música diferente. Lo que tocamos en teoría es música clásica de compositores españoles, pero le hemos dado un toque tradicional; un tipo de mezcla que no es muy común oír.

Tuvimos una crítica que decía que era una original forma de tocar música española. Aquí en Inglaterra se tiene mucho amor a la música española y latina, pero a la vez se tiene bastante desconocimiento; por eso a veces tienen unos clichés que les han vendido. El público de aquí tiene la sensación de que somos los cinco españoles y que está en nuestras raíces tocar música de compositores de todos los puntos de España.

¿Cómo creáis el Quinteto?

Se creó por el examen último de mi máster. Hice un concierto de música de compositores españoles inspirada en música tradicional. Básicamente el concierto era de dúos y tríos. Se me ocurrió poner una canción al final con todos los que habían participado; y esos todos eran cinco. A partir de ahí nació la idea y en noviembre de hace cuatro años empezamos como Quinteto.

¿Qué aportáis cada uno?

Cada uno aporta muchísimo.

En mi caso, la idea original salió de mí y hago mucho arreglo (como pasar una obra que es para piano y soprano, por ejemplo, a lo que es nuestra formación) De ahí hay grandes cambios por parte de todos hasta que lo hacemos nuestro.

Violeta aporta una calidad increíble, su voz es muy curiosa. Es una chica que nunca ha hecho canto y simplemente había oído cantar a su madre. Ella es violinista profesional y el canto lo tiene como segunda cosa. Tuvo experiencia en teatro y tiene mucha idea con qué imágenes le vienen del texto. Siempre que hay una letra de una canción ella lo sabe expresar musicalmente.

María Camahort
María Camahort. Foto: Anabel Rodríguez

Laura es una soprano con un vozarrón increíble que tú aún no has oído porque ella canta a un cuarto de su capacidad cuando lo hace con el Quinteto. Tiene una técnica y una voz maravillosas y una capacidad de adaptación al contexto en el que se encuentra.

La relación que tienen ambas es bastante única en términos de cómo trabajan juntas.

Sergio y Pablo son los que nos dan el ritmo del Quinteto. Sergio tiene un sonido increíble. Está haciendo una barbaridad de proyectos y esto se nota. Pablo es la parte más tradicional, es la parte flamenca (el resto somos clásicos), una manera diferente de trabajar. Es quien le da la energía al Quinteto.

Es un  proyecto que depende de las cinco personalidades que hay dentro.

¿Hay alguna experiencia de tu carrera que te haya hecho replanteártela?

A los 21 años estaba viendo a mi profesor de guitarra clásica -al que admiro mucho y que tiene una gran proyección internacional- y pensé: aunque yo pudiera tocar como esta persona –que no lo sabes con esa edad- no quiero dedicarme a ser guitarrista solista. Aunque voy a tocar conciertos sola en algún momento no quiero que sea mi principal área. Éso fue un crack porque era a lo que había enfocado mi carrera.

A mí lo que me gustaba era hacer música de cámara, y más adelante me dí cuenta de que me gusta no sólo tocar partituras, sino hacer mi propia versión de ellas. Mi dedicación va dirigida a hacer proyectos con personas que es mucho más enriquecedor.

Aunque tuve esa sensación de no saber qué hacer, al final resultó algo positivo ¡Hasta dejé la carrera de Publicidad y Relaciones Públicas a las dos horas de empezarla por el conservatorio!

Tuve una intuición muy fuerte. Me dediqué sólo a hacer música, algo que en España se ve como: haces música, ¿y qué más? Y acerté.

Próximos conciertos

El 13 de Enero aparecemos en Resonance Radio y el domingo 31 tocamos en una venue en Clapham.

María Camahort
Maria Camahort. Foto: Anabel Rodríguez

Sigue leyendo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *