Portobello Road Market

Portobello
Mercadillo de Portobello. Fotografía: Anabel Rodríguez

El otro día pensé que se estaban acabando los sitios clásicos para visitar en Londres, ante todo los mercados típicos de Londres,( lo cuales me encantan), cuando unos compañeros me aconsejaron visitar el mercado de Portobello Road. He de decir, que habiendo oído hablar de este lugar, nunca me había llamado la atención demasiado. Siempre me lo había imaginado como una placita minúscula con cuatro puestos mal montados vendiendo baratijas. Pero aún así decidí pasarme a echar un rápido  vistazo.

Fui el sábado a medio día tal como me habían recomendado, ya que, por lo visto, es cuando mejor ambiente se respira; y he de decir, que es así. Comencé por el principio de la calle, con el objetivo de ir subiendo hasta el final de modo que no pasara por alto ninguna zona característica y, de este modo, saber para mis adentros que acabase como acabase dicho experimento, hice todo lo posible por conocerlo a fondo. Menos mal que tomé esa decisión.

PortobelloMe pareció impresionante. Puede ser que algunos penséis (como hice yo), que se trata de una copia barata del impresionante mercado de Camden, pero no es así. No quiero decir con esto que sea mejor ni mucho menos, solo quiero decir que es completamente diferente y a la vez hermoso y especial.

Comenzaré argumentando su temática. Se trata de un “mercado de antigüedades” (lo pongo entre comillas ya que de antigüedades en sí tiene poco, casi todo imitaciones), pero aún así es muy curioso e interesante. Los edificios en su esencia son llamativos, no sólo por su antigüedad, sino también por sus llamativos colores que le dan vida y un aspecto muy peculiar al mercado, sumándose a esto los diferentes grupos musicales que se encuentran en todas las esquinas deleitándonos con su música callejera de diferentes países.

Recorriendo los diferentes puestos, me sorprendió la cantidad de edificios y zonas que me fueron fáciles de reconocer gracias a varias películas, revistas, etc., sobre todo la película de Hug Grant “Notting Hill” y la película “La bruja Novata”, la cual seguro que recordareis de vuestra niñez. Fue muy agradable observar cómo, pese al tiempo, todo en dicho mercado sigue igual, tanto la famosa Blue Door, como la estructura característica del mercadillo y sus productos entre otras cosas.

Portobello
Mercadillo de Portobello. Fotografía: Anabel Rodríguez

Al rato observé que aunque apenas había avanzado por la calle, el tiempo sin embargo, había pasado de una forma asombrosamente rápida. Llegado este momento decidí buscar un sitio tranquilo para picar algo y descansar las piernas, encontrándome casi de frente un pintoresco restaurante con una terraza en el piso superior desde donde se podía observar toda la calle. Decidí dejar esa visita para más adelante, temiendo quedarme demasiado tiempo en el sitio y perder debido a esto el resto del día. Seguí avanzando y hete aquí, que me encontré una pequeña plaza con dos bares nada menos que de España, más específicamente de Galicia donde pude disfrutar algunas delicias de nuestro país, desgraciadamente tan difíciles de encontrar en Londres.

Portobello
Mercadillo de Portobello. Fotografía: Anabel Rodríguez

Casi al final de la calle, pasando por debajo de un puente que parecía indicar el final de dicha visita, me encontré una serie de puestos de comida de diferentes países, los cuales desprendían aromas de toda clase de manjares del mundo, convirtiéndose ya de forma definitiva en el final de esta apasionante visita.

Sigue leyendo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *