Un día en el Museo de la Guerra -WIM-

Este fin de semana decidí ir con un amigo a visitar el famoso War Imperial Museum, más exactamente una parte de él muy característica.

WIM

Pero no quiero adelantar acontecimientos. Empezaré comentando que si de verdad pensáis que todas las zonas de Londres tienen un acceso rápido y directo es que aún no habéis visitado el WIM. Me sigue pasando que si tengo que coger una línea de metro que no sea la de siempre me suelo perder; y si además tengo que coger varios para llegar parece imposible; la lluvia y no tener internet en el móvil no ayudan. Pese a llegar algo cansada y frustrada, la sola visión del amplio patio de la entrada me fascinó. Dos inmensos cañones apuntaban por encima de mi cabeza como si fueran a disparar una salva de bienvenida nada más cruzar el umbral de la puerta. Rodeando dichos cañones me fijé en un curioso trozo de muro adornado con pinturas por un lado, con un reverso hierbático y frío que infundía una sensación de tempor completamente diferente su adverso. Era inquietante pero mis dudas se fueron rápidamente cuando observé una placa que rezaba: “parte del muro que dividía a Berlín en dos mitades”

Entrando al fin en el edificio se abría ante mi una gran sala central con varios objetos relacionados con diferentes guerras y etapas. Mi compañero insistió en comenzar la visita desde lo más lejano en el tiempo hasta llegar a lo actual. Por esa razón comenzamos en el ala destinada a la Primera Guerra Mundial.

WIM

Podría estar horas escribiendo sobre lo que vi, sentí y aprendí en esa zona, pero prefiero dejar la curiosidad en vuestras manos para que disfrutéis del mismo modo en que yo lo hice de esta experiencia, sin precedentes. Tan solo voy a nombrar las tres cosas que más me impactaron y que me hicieron meterme de lleno en esa experiencia.

WIM

Los sonidos y la luz. Gracias a una iluminación de baja intensidad y a los efectos sonoros de voces, bombas, pasos, etc. consigues nada más entrar desconectar del exterior e integrarte plenamente en la historia… ¡es como si te hipnotizaran!

Otra razón que me impactó fue el gran orden, la cantidad de información y las numerosas pantallas táctiles que me ayudaron a resolver cualquier duda que me surgiera.

Lo último  es el poco -y muchas veces erróneo- conocimiento que yo tenía de esta parte de la historia. Ahora siento un enorme interés en buscar más información que espero que alimente mis ansias.

Del resto del museo por ahora pocas cosas puedo decir, ya que estuve nada menos que ¡tres horas! visitando solo dicha ala. Lo que si os puedo decir es que estoy deseando que llegue el fin de semana para ver las otras partes y, ¿por qué no? repetir la primera.

¿Dónde?

Lambeth Rd, London SE1 6HZ, Reino Unido

¿Cuándo?

De lunes a domingos de 10am a 18pm

¿Cuánto?

Gratuito

Sigue leyendo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *